1Corintios Capítulo 16

   Capítulos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16  
Títulos:  
  Una ofrenda para la Iglesia de Jerusalén
  Planes de Pablo
  Consejos adicionales
  Saludos finales y despedida  
Versículos:   

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24
Escúchalo:      
Descargarlo 


Capítulo 16

Una ofrenda para la Iglesia de Jerusalén

16:1. Con relación a la ofrenda para los hermanos en Cristo, quiero que sigan las mismas instrucciones que di a los hermanos de las iglesias de Galacia:
2.  Los domingos, cada uno de ustedes debe separar y guardar algo de lo que haya ganado en la semana. Así, no tendrán que hacer colectas cuando yo llegue.
3. Luego, cuando yo llegue, daré cartas de recomendación a los que ustedes hayan aprobado y los enviaré a Jerusalén para que lleven sus ofrendas.
4. Y si ustedes creen necesario que yo también vaya, entonces pueden ir conmigo.  
Planes de Pablo

5. Los visitaré después de pasar por Macedonia, pues tengo que atravesar esa región.
6. Es posible que me quede con ustedes algún tiempo, y tal vez pase allí el invierno, para que me ayuden a seguir el viaje a dondequiera que vaya.
7. Esta vez no quisiera visitarlos de apuro, espero poder estar con ustedes un buen tiempo, si el Señor me lo permite.
 8. Pero permaneceré en Éfeso hasta Pentecostés
πεντηκοστῆς (pentecostés) sustantivo femenino, primera declinación, tercera sección, caso genitivo singular, traduce: de Pentecostés. El nominativo πεντηκοστή (pentekosté) también traduce quincuagésimo. La palabra Pentecostés es conocida porque también se refiere a la fiesta judía, una festividad de origen agrícola y tiene su origen en Canaán. Un primer significado de la fiesta consiste en agradecer; acción de gracias, gratuidad que se expresaba por la siembra y la cosecha. Israel insertó esta fiesta en su experiencia de fe monoteísta y mantuvo el significado de acción de gracias a Jehová. El pueblo sustraía de la cosecha una buena porción, realizaban un rito para ofrecer y agradecer a Diose. Los antecedentes de la celebración de la fiesta los encontramos en la Torah, allí se describe el desarrollo dinámico que la fiesta va adquiriendo sobre la base de las tradiciones y los significados que fue adoptando en las etapas históricas. El término griego Pentecostés es tardío, se incorporó en el siglo II a. C. en la época de los Macabeos. En hebreo antiguo se usaron tres términos para hacer referencia a la fiesta. En el proceso de cultivo había dos etapas, la primera es בִּכּוּרֵ֣י (Bikurim) cuando se recogen los primeros frutos, un segundo momento, la recolección de la cosecha final, la palabra hebrea que indica esta acción es קָּצִיר֙ (Qasir), entre una y otra etapa pasaban semanas, por eso se le conoce como la «fiesta de las semanas» o el חַג שָׁבֻעֹת֙ (Shavu`ot). El Antiguo Testamento menciona el proceso histórico de la fiesta, el documento Elohista (Los documentos son las cuatro fuentes sobre las que se escribieron los libros de la Torá) llama a esta celebración, fiesta de las Primicias, no describe el desarrollo de la fiesta, solo comenta que se realizaba un rito de acción de gracias, es decir, se presentan los alimentos ante Dios (Éxodo 23:16). El documento sacerdotal si presenta un segmento de la fiesta en forma evolutiva, Éxodo 34:22 menciona el nombre «fiesta de las semanas», añade la forma, pero el contenido y significado siguen siendo los mismos. El documento deuteronomista aumenta el número de semanas, habla de siete semanas, el relato de Deuteronomio 16:9-12 menciona que se incorpora el tema de la justicia, la ley a favor de los débiles, y añade el número siete, para dar un significado de perfección, además, asocia la fiesta con la experiencia que vive el pueblo en Egipto, la esclavitud y liberación-salvación, es decir, con la Pascua e incluye un nuevo significado, la alegría; aquí el rito se vuelve más complejo. En el documento sacerdotal, un documento tardío va a describir que la fiesta está más evolucionada, el texto de Levítico 23:15-22, narra la fiesta en la cual se festeja con nuevas formas y significados, se aprecia una teología de la celebración muy bien confeccionada, se incluyen los holocaustos unidos con sacrificios de sangre, se considera una fiesta ganadera y los sacerdotes toman protagonismo; se establece el día de reposo, la ofrenda consiste en panes, corderos y la prescripción en la práctica de la justicia social, de tal manera que la fiesta adquiere un significado jurídico, el cumplimiento de la Ley. Los elementos en la celebración siguen el rito de acción de gracias, ofrenda de paz, perfección del rito y la presentación de animales puros. Otros relatos, como en Éxodo 19:1-4 y 2 Crónicas 15:10-15 definen la fecha en la cual debía celebrarse la fiesta, se indica el mes tercero (Pentecostés) y resaltan que el propósito es renovar la Ley, aseveración que le da una connotación legislativa a la fiesta. Celebración que inició como una acción de gracias posteriormente se convierte en una festividad con una impronta legislativa. La cita de Nehemías 9, recoge la teología de la fiesta de Pentecostés, una restauración dentro del correcto espíritu de celebración del Pentecostés y la renovación de la Alianza dentro de un marco legal. El relato destaca que la fiesta ya tiene un amplio significado, renovación de la Ley, ofrenda de paz-reconciliación, y expiación, la práctica de la justicia evidenciada en ayuda social, la autoridad sacerdotal y acción de gracias. Los judíos de habla griega también celebraban la fiesta de Pentecostés, el libro de los Jubileos del s. II a.C. lo va a confirmar, pues en el escrito aparece la palabra Pentecostés, expresa que es una fiesta ampliamente desarrollada y el significado de Pentecostés era recordar la entrega de la ley, se celebraba 50 días después de la Pascua (el número 50 tiene el significado de plenitud, se origina de la siguiente fórmula 7×7 +1= 50). Por lo tanto, Pentecostés va a significar la plenitud de la liberación, porque el espíritu de la Ley es cuidar el proceso de libertad dado por Dios. El evento del Sinaí indica que Dios se preocupó por cuidar la liberación del pueblo, al entregar un marco legislativo, libertad que se obtuvo con sangre, no hay libertad auténtica si no existe una Ley que la preserve y cuide. En el Nuevo Testamento, en la época de Jesús, la celebración de la fiesta ya estaba muy bien estructurada, en la liturgia que se hacía se recitaban Salmos, uno de ellos es el Salmo 68, en su contenido se aprecia el Espíritu y sentido de Pentecostés, el Dios que favorece la justicia, significado que primó en la teología del Nuevo Testamento.
;

9. porque se me abrió una gran puerta para un trabajo eficaz, a pesar de que también hay muchos adversarios en mi contra.
10. Si llega Timoteo, por favor procuren que se sienta cómodo entre ustedes, cuídenlo para que se sienta bien, porque él trabaja en la obra del Señor, como yo.
11. Por tanto, que nadie lo menosprecie; ayúdenlo a seguir su viaje en paz para que pueda volver a reunirse conmigo, pues estoy esperándolo junto con los hermanos.
12. Con respecto a nuestro hermano Apolos, le insistí mucho que fuera a visitarlos con los otros hermanos; no quiso ir ahora, pero irá a visitarlos cuando tenga una oportunidad.  
Consejos adicionales

13. Estén alerta; permanezcan firmes en la fe por identidad; sean valientes y fuertes.
14. Y todo lo que hagan, háganlo con amor sacrificial.
15. Bien saben que los de la familia de Estéfanas, fueron los primeros convertidos de Acaya, y que se han dedicado a servir a los creyentes, por eso, les recomiendo, hermanos,
16. que se pongan a disposición de ellos y de todo aquel que colabore en este arduo trabajo, por favor, honren y cuiden de gente así.
17. Me alegro por la presencia de Estéfanas, Fortunato y Acaico; ellos han llenado el vacío que sentía por la ausencia de ustedes.
18. Ellos renovaron mis fuerzas, han tranquilizado mi espíritu manteniéndome en contacto con ustedes, por eso aprecien a las personas que son como ellos, tales personas merecen que se les exprese reconocimiento.  
Saludos finales y despedida

19. Las iglesias de la provincia de Asia les mandan saludos. Aquila y Priscila los saludan cordialmente en el Señor, como también la iglesia que se reúne en la casa de ellos.
20. Todos los hermanos de aquí les mandan saludos. Salúdense unos a otros con un beso santo.
21. Yo, Pablo, les escribo estos saludos de mi puño y letra.
22. Si alguien no ama al Señor, entonces, ¡Maldito sea! Yo, por mi parte, oro al Señor Jesucristo y le digo: “¡Ven, Señor nuestro!”
μαρὰν` ἀθά (¡Maran atá!) transliteración directa de la expresión aramea que significa: «Ven, Señor»; o «El Señor viene». Es una exclamación de advertencia de que el juicio divino se aproxima o un clamor para que Dios establezca su justicia pronto.

23. La gracia, que es vivir la vida de Dios en Cristo Jesús esté con ustedes.
24. Mi amor sacrificial está con todos ustedes que pertenecen a Jesucristo.  
  


Volver arriba
Comparte la bendición: