2Corintios Capítulo 8

   Capítulos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
Títulos:  
  La ofrenda generosa
  Recomendaciones sobre la ofrenda generosa  
Versículos: 

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24
Escúchalo:      
Descargarlo 


Capítulo 8


La ofrenda generosa

  8:1. Mis queridos hermanos, queremos compartirles sobre la gracia que Dios ha dado a las iglesias de Macedonia;
2. ellas han pasado por muchos sufrimientos, viven en profunda pobreza, pero a pesar de sus dificultades, ha sido manifestada la riqueza de su generosidad, porque están llenas de alegría.
3. Les puedo asegurar que ellas dieron todo voluntariamente, ellas contribuyeron con todo lo que podían y hasta entregaron más allá de lo que podían,
4. inclusive, nos pidieron que no las priváramos de la bendición de la generosidad, que le diéramos el privilegio de participar en esta ofrenda para el pueblo de Dios.
5. No dieron simplemente de la manera que esperábamos, sino que superaron nuestras expectativas, pues ofrecieron sus vidas y se dieron a sí mismas, primeramente, al Señor y luego a nosotros mediante la voluntad de Dios.
6. De modo que pedimos a Tito que llevara a feliz término esta obra de gracia, es decir, recoger esta bondadosa ofrenda entre ustedes, puesto que él ya la había comenzado.
7. Ustedes son ricos en todo: en fe por identidad, en palabra, en conocimiento, en buena voluntad para ayudar y en el amor sacrificial que han aprendido de nosotros; por eso esperamos que al ayudar con esta ofrenda bondadosa también demuestren su abundancia y generosidad.
8. No les digo todo esto como una orden, lo que quiero es que inspirados en los otros que están decididos a ayudar y apelando al amor sacrificial de ustedes, espero que demuestren su autenticidad cristiana. 
9. Porque ustedes conocen la gracia salvífica de nuestro Señor Jesucristo, que, siendo rico, se empobreció por causa de nosotros, para que, por medio de su pobreza, ustedes se hicieran ricos.
10. Les doy mi opinión sobre este asunto: pienso que ahora les conviene aprovechar esta oportunidad ya que hace un año ustedes fueron los primeros en dar, e incluso fueron los primeros que quisieron hacerlo;
11. por eso les aconsejo que terminen lo que empezaron, así como fueron motivados con el querer, concrétenlo con el hacer, dando lo que cada uno pueda dar;
12. si están animados a dar, su ofrenda será felizmente recibida, teniendo en cuenta que cada uno debe aportar según sus posibilidades.
13. Porque no sería justo que los que reciban la ofrenda se sientan cómodos a causa de la escasez de ustedes, no se trata de que ustedes tengan que pasar necesidades por ayudar a otros, sino que haya igualdad para todos.
14. Mi intención es que ustedes, que ahora tienen en abundancia, ayuden a otros que no tienen lo necesario; luego, cuando a ustedes les falte, otros que tienen en abundancia los ayudarán, el objetivo es que haya igualdad.
15. Así dicen las Escrituras:
“Al que recogió mucho, no le sobró; y al que recogió poco, no le faltó”
Cita a Éxodo 16:18.
.    
Recomendaciones sobre la ofrenda generosa

16. ¡Gracias a Dios que Tito se preocupa por ayudarlos a ustedes tanto como yo!
17. Tito hizo todo lo que le pedimos y como estaba tan dispuesto a ayudarlos, se ofreció ir a visitarlos.
18. Junto con él, enviamos a un hermano quien tiene un buen testimonio en todas las iglesias, por sus servicios prestados en anunciar el evangelio;
19. además, todas las iglesias designaron a este hermano como compañero nuestro para esta misión, para que viajara con nosotros mientras organizamos esta ofrenda, la cual administramos para la gloria del Señor y para demostrar que en realidad queremos ayudar y servir.
20. Hemos sido muy cuidadosos para que nadie nos calumnie por la manera en que estamos manejando esta generosa ofrenda;
21. procuramos hacer lo correcto, todo honradamente, no solo delante del Señor, sino también delante de la gente.
22. Por eso, enviamos con ellos a otro hermano nuestro, quien nos ha demostrado en muchas oportunidades y de muchas maneras que es diligente, y ahora lo es aún más por la gran confianza que tiene con ustedes.
23. En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador en el servicio a ustedes; y en cuanto a los otros hermanos, son enviados de las iglesias, y también honran a Cristo.
24. Entonces, ahora les pido que les demuestren su amor sacrificial y la razón por la cual estamos tan orgullosos de ustedes, para que todas las iglesias lo sepan.
  


Volver arriba
Comparte la bendición: