Romanos Capítulo 11

Capítulos:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
Títulos:
El verdadero pueblo de Israel: Los que obedecen a Dios
La alegoría del injerto como símbolo de esperanza a los no judíos
La esperanza para los judíos
Alabanza a Dios
Versículos:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36
Descargarlo 


Capítulo 11

El verdadero pueblo de Israel: Los que obedecen a Dios

11.1. Por lo tanto, pregunto: ¿Acaso rechazó Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín;
2. Dios no rechazó a su pueblo, al que conoció desde el principio. ¿No saben lo que relata la Escritura en cuanto a Elías? Acusó a Israel delante de Dios, diciendo:
3. “Señor, ellos han matado a tus profetas, han destruido tus altares; yo soy el único profeta que queda y ellos están tratando de matarme”.
4. ¿Y qué le respondió Dios? “He reservado para mí siete mil hombres que no se han arrodillado ante Baal”.
5. Lo mismo pasa ahora; Dios es bueno, y ha cuidado del verdadero Israel, es decir, los que han obedecido a Dios, y han permanecido fieles al llamado de la gracia;
6. y si es por gracia, ya no es por obras; porque si fuera por obras ya no sería gracia.
7. ¿Entonces qué? Israel no consiguió lo que tanto buscaba, pero sí lo consiguieron los llamados, los demás fueron muy tercos,
8. como está escrito: Dios se desilusionó por la terquedad de ellos y “los puso a dormir”. “Tienen ojos con los que no pueden ver y oídos con los que no pueden oír, hasta el día de hoy”.
9. Y David dice: “Que sus fiestas se vuelvan trampas; que caigan y reciban su merecido.
10. Que se cierren sus ojos y que no puedan ver, que para siempre se les doble su espalda”.  
La alegoría del injerto como símbolo de esperanza a los no judíos

11. Entonces yo pregunto: ¿cayó Israel hasta destruirse? ¡De ninguna manera! Pero por causa de la desobediencia de algunos de ellos, la salvación se extendió a los que no son judíos para que los judíos sientan celos;
12. la desobediencia de ellos, ha traído muchas bendiciones a todo el mundo; el fracaso de su misión, sirvió para traer muchas bendiciones incluso a los que no son judíos; y con toda seguridad habrá aún más bendiciones cuando cumplan la misión que Dios les dio.
13. A ustedes que no son judíos, les digo: puesto que soy apóstol de ustedes, y tomo esta misión con mucha responsabilidad y honro mi ministerio;
14. espero que con esto algunos de mis compatriotas se pongan celosos de ustedes, y así Dios pueda salvarlos también a ellos.
15. Pues, si el rechazo de ellos resultó en la reconciliación entre Dios y el mundo, ¿no será su restitución como volver de la muerte a la vida?
16. Si se consagra la parte de la masa que se ofrece como primicias, también se consagra toda la masa; si a Dios se le ofrecen las raíces de un árbol, entonces también las ramas del árbol le pertenecen.
17. Es verdad que algunas de las ramas han sido desgajadas y que tú, siendo de olivo silvestre, has sido injertado entre las otras ramas, ahora participas del árbol, y es nutrido de la raíz por medio de la savia, y llegas a ser un buen olivo;
18. pero eso no les da el derecho de sentirse superiores a las otras ramas; si te crees superior, recuerda que no eres tú quien nutre a la raíz, sino la raíz la que te nutre a ti.
19. Tal vez ahora ustedes no judíos dicen: “Pero las ramas fueron desgajadas para que nosotros fuéramos injertados”.
20. Muy bien; pero ellas fueron arrancadas por incredulidad y ustedes por la fe se mantienen firmes; así que no sean arrogantes, sino tengan temor;
21. porque si Dios no permitió que las ramas naturales siguieran en el árbol, tampoco a ustedes los dejará seguir si no perseveran en la fe.
22. Por tanto, consideren la bondad y la severidad de Dios: severidad hacia los que cayeron y bondad hacia ustedes; pero si ustedes, los no judíos, no se mantienen en su bondad, también serán desgajados.
23. Por otro lado, si ellos se arrepienten de su incredulidad, serán injertados otra vez en el árbol; porque poderoso es Dios para volver a injertarlos.
24. Porque si ustedes siendo ramas silvestres, contra la naturaleza fueron injertados a un árbol al que no pertenecían; entonces con más facilidad un judío puede otra vez ser puesto en su propio árbol, porque es una rama que pertenecía al árbol naturalmente.  
La esperanza para los judíos

25. Hermanos, no quiero que ustedes ignoren este misterio de salvación, para que no se vuelvan arrogantes; así que les explicaré lo que Dios ha revelado: Algunos de los judíos se han vuelto muy tercos y no quieren creer en Jesucristo; pero sólo se portarán así hasta que los no judíos pasen a formar parte de su pueblo;
26. después de eso, hay esperanza para los judíos, pues todo Israel será salvo. Como dicen las Escrituras: “Un libertador vendrá de Sión y quitará todo el mal de la familia de Jacob.
27. Y yo haré este pacto con ellos cuando les perdone todos los pecados”.
28. En cuanto al evangelio que transforma toda la existencia humana, lo rechazan y se hacen enemigos de Dios, y eso los favorece a ustedes que no son judíos; pero por ser elegidos por Dios, Él los ama porque esa fue la promesa que hizo a los antepasados de los judíos.
29. Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables.
30. De hecho, en otro tiempo ustedes fueron desobedientes a Dios; pero ahora, por la desobediencia de los israelitas, han sido objeto de su misericordia;
31. ahora ellos son desobedientes y ustedes alcanzan misericordia, pero, así como esto les sucede, ellos también serán alcanzados por la misericordia de Dios.
32. En fin, Dios permite que todos conozcan qué es estar separado de Él por la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos.  
Doxología: Alabanza a Dios

33. ¡Qué profundo es el conocimiento, la riqueza y la sabiduría de Dios!   ¡Qué indescifrables sus juicios e insondables sus caminos! ¡Es algo mucho más allá de lo que podemos comprender!
34. “¿Quién ha conocido la mente del Señor     o quién ha sido su consejero?”.
35. “¿Quién primero dio algo a Dios, para que luego Dios le restituya?”.
36. Porque de Él, y por Él, y para Él, son todas las cosas. A Él sea la gloria por siempre. Amén.  
  


Volver arriba
Comparte la bendición: