2Corintios Capítulo 9

   Capítulos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
Títulos:  
  Siembren con generosidad  
Versículos: 

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Escúchalo:      
Descargarlo 


Capítulo 9


9:1. En realidad, no hay necesidad de que siga escribiéndoles acerca de la ofrenda para ayudar a los cristianos;
2. porque sé del espíritu de servicio que ustedes tienen; he estado hablando bien de ustedes por toda Macedonia y les he dicho que ustedes, los que viven en Acaya, han estado preparados para colaborar desde hace un año. Gracias a su buena voluntad de ayudar, el entusiasmo de ustedes ha servido de estímulo para que muchos de ellos también colaboren.
3. Envié a los hermanos porque no quiero que todo lo bueno que he hablado de ustedes sea en vano. Quiero que ustedes estén preparados para esta colecta, como les dije a ellos que estarían,
4. no sea que, si algunos de Macedonia van conmigo y resulta que ustedes no están preparados, sería una vergüenza para nosotros por haber confiado tanto en ustedes, por no mencionar la vergüenza que sería para ustedes mismos; disculpen que sea tan directo con ustedes, es porque les tengo confianza.
5. Por eso, pensé que era necesario, mandar a estos hermanos antes de que yo vaya a verlos. Ellos pueden ayudarlos a juntar la ofrenda que ustedes prometieron. Así ustedes mostrarán que dan voluntariamente y por amor, y no por obligación.  
Siembren con generosidad

6. Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra generosamente, generosamente cosechará.
7. Cada uno debe dar lo que en su corazón ha decidido dar y no lo haga con tristeza ni por obligación, ¡Dios ama al que da con alegría!
8. Dios es poderoso para hacer crecer toda gracia en ustedes, y para darles más bendiciones de las que necesitan, para que siempre tengan lo suficiente para ustedes y también para que puedan ayudar generosamente a toda buena obra.
9. Así como está escrito:
“El justo siembra sus bienes, da a los pobres, su justicia es constante y nunca deja de ser generoso”
Cita a Salmos 112:9.
.
10. Dios es quien da la semilla al que siembra, para que la transformen en pan que los alimenta; de igual manera, les dará a ustedes muchas semillas y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia;
11. ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y la generosidad de ustedes resulte en acción de gracias a Dios, mediante, la ofrenda que ustedes envíen con nosotros.
12. Porque esta obra social, el ministerio del servicio, no solo es para suplir las necesidades básicas de los cristianos, es una acción que produce abundantes acciones de gracias a Dios.
13. En efecto, al recibir esta demostración de servicio, ellos glorificarán a Dios por la obediencia con que ustedes confiesan con sus acciones
ὁμολογίας (jomologuías), sustantivo femenino, primera declinación, primera sección, en caso genitivo, singular traduce: de la confesión con su propia vida. El nominativo ὁμολογία (jomologuía) se deriva del verbo ὁμολογέω (jomologuéo) traduce confesar con acciones, confesar con el testimonio o confesar con la vida. Hay varios verbos griegos que traducen confesar; unos significan confesar en un juicio bajo juramento, otros se refieren a confesar con la boca de algo que hizo o vio. El verbo ὁμολογέω denota una confesión que va más allá de las palabras, es más bien confesar con acciones. Pablo usa el verbo en Romanos 10:9 para decir que una persona que no habla puede vivir la acción del verbo, él confiesa no con palabras sino con su estilo de vida, vive con transparencia y coherencia el testimonio cristiano.
el evangelio de Cristo y por su generosa solidaridad con ellos y con todos;
14. ellos orarán por ustedes con cariño, recordando su generosidad, que refleja la sobreabundante gracia, que es vivir la vida de Dios en Cristo Jesús, que ustedes han recibido de Dios;
15. ¡Gracias a Dios por su don indescriptible de la salvación
δωρεᾷ (doreá) sustantivo femenino, primera declinación, primera sección, caso dativo singular, traduce: en el don de la salvación; el nominativo es δωρεά (doreá) y significa un regalo tan importante que marca la vida de la persona que lo recibe. Por eso, el apóstol Pablo cuando usa el sustantivo se refiere al don supremo de la salvación, regalo de un acto generoso de Dios a través de Cristo. El Nuevo Testamento, usa el sustantivo δωρεᾷ y sus derivados desde la perspectiva de gratuidad salvífica.
!
  


Volver arriba
Comparte la bendición: