2Corintios Capítulo 7

   Capítulos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
Títulos:  
  La felicidad de Pablo por el arrepentimiento de los corintios  
Versículos: 

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
Escúchalo:      
Descargarlo 


Capítulo 7

7:1. En conclusión, queridos hermanos y hermanas en Cristo, Dios nos hizo estas promesas, y debemos vivirlas, por eso, para que Dios nos acepte, purifiquémonos alejándonos de cualquier cosa que contamine nuestro cuerpo y nuestro espíritu, perfeccionándonos en santidad y respetando a Dios.   
La felicidad de Pablo por el arrepentimiento de los corintios

2. Déjennos entrar en su corazón. No le hemos hecho ningún mal a nadie, no hemos arruinado la vida de nadie y tampoco hemos defraudado a nadie.
3. No digo esto para condenarlos, como ya les he dicho anteriormente, tienen un lugar tan amplio en nuestro corazón que nada podría separarnos, ni en la vida ni en la muerte.
4. Les tengo mucha confianza, estoy muy orgulloso de ustedes, y estoy animado y muy feliz a pesar de todo lo que sufrimos.
5. Cuando llegamos a Macedonia, no tuvimos ningún descanso, tuvimos sufrimientos por todas partes: conflictos por fuera, temores por dentro.
6. Pero Dios, que consuela a los que están desanimados, nos consoló con la llegada de Tito;
7. y no solo con su llegada, también fuimos consolados con el consuelo que ustedes mismos le dieron a Tito. Él nos contó que ustedes querían vernos y que están muy arrepentidos por lo que hicieron, también me dijo que ustedes se preocupan mucho por mí, y eso me dejó todavía más feliz.
8. Aunque les haya causado tristeza con mi carta, no me arrepiento de haberla escrito y aunque sí me pesó por un tiempo al saber que les había entristecido, ahora me doy cuenta de que esa tristeza fue pasajera;
 9. ahora me siento muy feliz, no por haberles causado tristeza, sino porque esa tristeza los hizo cambiar y arrepentirse
Μετάνοιαν (metánoian), sustantivo femenino de la primera declinación, primera sección, en caso acusativo singular, traduce: al arrepentimiento. El nominativo μετάνοια (metánoia) deriva del verbo μετανοέω (metanoéo), tradicionalmente se ha traducido como “arrepentirse” o “cambiar la conducta” en forma directa. El verbo tiene una connotación más amplia, se compone de dos raíces griegas: 1. La preposición Μετά (metá), tiene varios significados, entre ellos la idea de cambio, oposición, contra, vuelco. 2. El sustantivo νοῦς (noús), masculino, nominativo singular, traduce: mente, pensamiento, inteligencia, razón, entendimiento y discernimiento. Por lo tanto, el verbo μετανοέω (metanoéo) indica cambiar el pensamiento, la manera de entender la vida, la forma de razonar más crítica. Perspectiva que encontramos en la literatura griega, tanto en los presocráticos y en los filósofos clásicos como Aristóteles. En su libro La Ética a Nicómaco, indica que nunca se podía cambiar la conducta en forma directa, sino había un cambio en la manera de pensar. Aristóteles decía que las estructuras mentales, influencian en la conducta práctica y en la formación de las virtudes; cuando se trata de cambiar la conducta sin cambiar la manera de pensar, es una forma de reprimir los malos actos que se convierten en costumbre, así, las personas vuelven a cometer y con más intensidad las conductas malas. Por eso, desde la concepción del pensamiento griego, lo más sabio y sensato, un primer paso de cambio, son las estructuras mentales, la forma de concebir la vida para después estimular a la práctica de una conducta buena. Perspectiva que integra tanto el verbo como el sustantivo griego μετάνοια (metánoia), término que se traduce como conversión y arrepentimiento. El auténtico cambio y arrepentimiento es transformar el pensamiento, la razón y los estímulos e intenciones que afectan la conducta. De esto se trata la verdadera conversión cristiana. Jesucristo, Pablo y los demás escritores del Nuevo Testamento, cuando hablan de arrepentimiento se refieren a esta idea: Cambien sus pensamientos, su forma de pensar, y cambiarán su manera de actuar y vivir.  
; ustedes recibieron esa tristeza tal como Dios quería, sin sufrir ningún daño por causa nuestra.
10. La tristeza bien asimilada es la que produce un cambio de corazón y de vida, un arrepentimiento que lleva a la salvación y por ello no hay que lamentarse, hay que construir resiliencia, en cambio, la tristeza mal asimilada, se convierte en remordimientos que lleva a la muerte.
11. Miren, la tristeza que ustedes vivieron fue transformadora y produjo notables cambios, también vivieron sentimientos encontrados: reaccionaron con mecanismo de defensa, indignación, temor, recuerdos de afectos, reivindicación; esta tristeza los hizo más reverentes, más humanos y todo esto los llevó a una restauración interna, y los condujo a una pureza de vida.
12. Cuando les escribí, no fue por causa del ofensor ni del ofendido, sino que mi motivación fue que ustedes fueran más dignos delante de Dios y se dieran cuenta del profundo amor que tienen por nosotros.
13. Todo esto nos anima. Además, estamos muy felices en ver lo contento que estaba Tito debido a que todos ustedes fortalecieron su espíritu.
14. Ya le había dicho a Tito que yo estaba muy orgulloso de ustedes. ¡Y no me hicieron quedar mal! Al contrario, todo lo que le dijimos a Tito fue verdad, como también, todo lo que les dijimos es verdad.
15. Y Tito les tiene mucho cariño, al recordar que todos ustedes fueron obedientes y lo recibieron con temor y temblor.
16. Me siento feliz de poder confiar totalmente en ustedes.  
  


Volver arriba
Comparte la bendición: