Romanos Capítulo 2

Capítulos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
Títulos:
El pecado de los judíos
Los judíos y la Ley
Versículos:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29
Escúchalo:
Descargarlo 


Capítulo 2

El pecado de los judíos

   2:1. Por tanto, no tienes excusa cuando juzgas a los demás, independientemente de quien seas, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.
2. Sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas se basa en la verdad.
3. ¿Piensas entonces que vas a escapar del juicio de Dios, tú que juzgas a otros, pero haces lo mismo que ellos?
4. ¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su misericordia y de su paciencia, al no reconocer que la bondad de Dios quiere llevarte a un cambio de mentalidad que se refleja en un cambio de conducta?
5. Pero eres terco y no quieres cambiar, sigues acumulando castigo contra ti mismo para el día de la ira, cuando Dios revelará su justo juicio.
6. Porque Dios “pagará a cada uno según sus obras”:
7. Él dará vida eterna a los que, perseverando en las buenas obras, glorifican a Dios y son honorables;
8. pero los egoístas y malvados que no obedecieron la verdad, y practicaron la injusticia, recibirán ira y enojo de Dios;
9. habrá sufrimiento y angustia para todos los que hacen lo malo, tanto los judíos como los que no son judíos;
10.  por el contrario, todos los que hacen lo bueno Dios les dará dignidad, honor y paz, sean judíos o no;
11. ¡Dios no tiene favoritos, no hace acepción de personas!
12. Los que conocen la ley judía y los que no saben nada de ella, serán igualmente responsabilizados por sus pecados; los que no conocen la ley judía y cometen pecados serán juzgadas por la ley natural; pero los que conocen la ley judía y cometen pecados serán juzgados por la ley judía.
13. Porque Dios no considera justos a los que solo oyen la Ley, sino a los que la cumplen.
14. Los que no son judíos, que no conocieron la ley judía, pero practican la ley natural, pueden identificar de manera intuitiva por medio de su instinto natural lo que es bueno y lo que es malo, es decir, son justificados por su propia ley;
15. demuestran que en su mente y corazón está escrita la ley de Dios, saben lo que está bien y lo que está mal, y su conciencia les sirve de testigo, pues sus propios razonamientos los condenan o los defienden porque cuando hacen lo malo tienen remordimiento y cuando hacen el bien saben que hacen bien y no se sienten culpables. 
16. El evangelio de Jesucristo que anuncio, enseña que llegará el día en que Dios juzgará los secretos y verdades más profundas de todo ser humano.  
Los judíos y la Ley

17. Ahora bien, tú que dices ser judío, que dependes de la Ley y te jactas de tu relación con Dios;
18. tú que dices que conoces la voluntad de Dios, y crees que sabes discernir lo que es mejor porque eres instruido por la Ley;
19. estás convencido de que eres como guía para los ciegos, o la luz para los que están en la oscuridad;
20. crees que eres el instructor de los ignorantes y el maestro de los principiantes; tienes la ley y por eso piensas que tienes toda la verdad y lo sabes todo;
21. tú que crees que enseñas a otros, ¿Por qué no te enseñas a ti mismo? Tú que enseñas que no se debe robar, ¿Por qué robas?
22. Tú que dices que no se debe cometer adulterio, ¿Por qué adulteras? Tú que dices que no se debe adorar a los ídolos, ¿Por qué robas de sus templos?
23. Tú que te jactas de la Ley, ¿Por qué deshonras a Dios quebrantando la Ley?
24. Porque está escrito: “Por causa de ustedes el nombre de Dios es blasfemado entre los no judíos”
25. De nada sirve que alguien se circuncide, si no cumple la ley, si no la practica, es como si nunca se hubiera circuncidado.
26. Por tanto, los que no son judíos que no son circuncidados, pero cumplen con los requisitos y enseñanzas de la Ley, ¿No se les considerará como si estuvieran circuncidados?
27. El que no está físicamente circuncidado, por no ser judío, pero obedece la Ley, te condenará a ti que, a pesar de tener el mandamiento escrito y la circuncisión, quebrantas la Ley.
28. Uno no es judío por tener una marca exterior en la carne, porque la verdadera circuncisión no es la del exterior;
29. uno es verdaderamente judío cuando lo es en su interior, la verdadera circuncisión se da en el corazón por el Espíritu, y no por lo que está escrito. El que tiene la circuncisión de corazón por el Espíritu, recibe la aprobación de Dios, sin importar la de los demás.     
  


Volver arriba
Comparte la bendición: